91 279 28 32 info@eurekate.es Lun - Jue 9 - 18 h / Vie 9 - 17:30 h / Sab Dom Atención telefónica
Líder en propiedad
INDUSTRIAL E INTELECTUAL
Número #1
EN CALIDAD
Servicio integral
INTERNACIONAL
Consulta gratuita

Registro de Patentes

Si es la primera vez que vas a registrar una patente, quizá desconozcas el significado de patente o lo que implica registrar una patente. En Eurékate te explicamos todo lo necesario sobre el registro de patentes, los tipos, el precio y algunas herramientas que te pueden ser de utilidad en el proceso.

Muchas veces se relacionan las patentes y las marcas, pese a que no son lo mismo y existe una diferencia fundamental que hace referencia al elemento que se protege con cada una de ellas.
Mientras la patente protege productos, procedimientos y tecnologías innovadoras que no existían con anterioridad, la marca protege productos ya existentes bajo su identidad o la de una compañía.
Si quieres informarte más sobre las diferencias entre patentes y marcas puedes acceder haciendo *clic aquí*.

Concepto de patente

El concepto de patente se define como una invención original que puede aplicarse a la industria. Más concretamente, una patente es un conjunto de derechos que se le otorgan al creador de un invento, producto, procedimiento o tecnología.

Estos derechos de patente son otorgados por el Estado donde se registra el invento o por la entidad pertinente autorizada para ello. Con estos derechos, quien registra una patente se convierte en el único autorizado para explotar y obtener ganancias del proceso de creación y comercialización del producto patentado. Además, el inventor tiene el derecho de demandar a otras personas o empresas que intenten copiar su producto, ya que goza de exclusividad en la producción y comercialización del invento.

¿Para qué sirve?

El registro de una patente supone una serie de ventajas y derechos exclusivos para el creador del invento, entre los cuales se encuentran:

  • Gozar de ventaja competitiva. La creación de un invento, novedoso y original, que se quiera patentar, otorga al creador el derecho de explotación y comercialización de forma exclusiva. Por lo tanto, quien intente replicar el producto patentado, podrá ser demandado por el inventor. Gracias a este derecho, los consumidores solo podrán comprar el producto a quien haya registrado la patente, lo que supone una ventaja competitiva frente a los competidores.
    Por otro lado, esta ventaja se debe a que únicamente el creador conoce la innovación, las características y el proceso de fabricación del producto patentado.
  • Es un reconocimiento al proceso de invención. Antes de patentar un invento, su titular deberá haber pasado por un proceso largo de investigación hasta dar con el producto final. En muchos casos se trata de meses o incluso años, por lo que la patente reconoce el trabajo de su titular y le otorga los derechos para lucrarse a través de ello.
  • Es un instrumento comercial. Las patentes permiten a su titular obtener un lucro a través de la misma, bien a través de la venta de los derechos de la patente a otro titular, o bien a través de la explotación del invento.

¿Cuánto dura una patente?

Una vez se registra la patente, su propietario será el titular por un tiempo definido y limitado. El Registro de Patentes y Marcas establece este periodo en veinte años, computados a partir del día que se presenta la solicitud de la patente y surgen sus efectos desde el día en que se publica la mención de la
concesión en el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial (BOPI). Además, estos veinte años no serán prorrogables, por lo que el titular de la patente solo lo será durante estos años. Una vez finalice el periodo, la patente pasará a ser de dominio público.

¿Quién regula las patentes?

Mediante la Ley de Patentes 24/2015, de 24 de julio, publicada en el Boletín Oficial del Estado, se regula todo lo relacionado con el registro de patentes, los derechos del/los inventores, el proceso de solicitud y la concesión de una patente. Además, se establece que solo podrán expedir licencias de patente la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) o los órganos internacionales donde España forme parte, según lo previsto en el derecho y tratados de la Unión Europea.

¿Qué se puede patentar?

La Ley de Patentes establece aquello que se puede patentar y las excepciones de patentabilidad. Para ello, establece los requisitos fundamentales para que la patente sea válida:

  1.  La idea que se quiere patentar debe ser novedosa. Se entiende como idea novedosa aquella que no se encuentra en el estado de la técnica, estado del arte o arte previo. Es decir, todo aquello que no se encuentra anteriormente ni se ha puesto a disposición del público, ya sea mediante la venta o comercialización, o por la concesión del derecho de explotación de la patente.
  2. Debe ser considerado como actividad inventiva, es decir, no debe formar parte del estado de la técnica de forma evidente para un experto en la materia.
  3. Se debe poder aplicar a la industria, es decir, se pueda fabricar en cualquier tipo de industria.

En definitiva, para poder patentar una idea, deben ser invenciones nuevas, con actividad inventiva y que se puedan fabricar.

Entendido esto, ¿qué no se considera una idea novedosa susceptible a ser patentada? Según la OEPM no cumplen los requisitos de patentabilidad:

  1. Los descubrimientos, teorías científicas y métodos matemáticos.
  2. Las obras literarias, artísticas o las creaciones estéticas (que formarán parte de la propiedad intelectual).
  3. Los planes, reglas y métodos para el ejercicio de actividad intelectuales, así como los programas de ordenadores.
  4. Las formas de presentar informaciones.

¿Qué no se puede patentar?

La misma Ley, en su artículo 5, establece las invenciones que no se pueden patentar:

  1. Los inventos cuya publicación o explotación vayan en contra del orden público, las buenas costumbres o los derechos humanos. Por ejemplo, no se podrán patentar procedimientos de clonación de seres humanos, la modificación genética, los procedimientos de comercialización de embriones, así como los procedimientos de identidad genética en animales que impliquen sufrimiento sin fines médicos o veterinarios.
  2. Las variedades vegetales.
  3. Las razas de animales.
  4. Los procedimientos biológicos para la obtención de vegetales o de animales.
  5. El cuerpo humano en los diferentes estadios de su constitución y desarrollo. En este ámbito se encuentra hasta el descubrimiento de la secuencia o secuencia parcial de un gen.
  6. Los métodos de tratamiento quirúrgico o terapéutico del cuerpo humano o animal. Una mera secuencia de ácido desoxirribonucleico (ADN) sin indicación de función biológica alguna.

Se deben tener en cuenta todas estas excepciones para que, antes de realizar el estudio de patentabilidad y su posterior registro, conozcamos si existe la posibilidad de patentar la idea.

Tipos de patentes

Antes de clasificar las patentes hay que entender que se diferencian en dos grandes grupos: según el ámbito de aplicación y según la idea que se va a patentar. De este modo, según donde tenga validez la patente, encontramos:

  • Patente Nacional
    Este tipo de patentes se solicitan y se explotan dentro de un país en concreto. Durante el procedimiento de solicitud para registrar una patente en un país, se cuentan con 12 meses para ampliar la solicitud a otro país más. En España, los procedimientos de solicitud para el registro de una idea los realiza la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).
  • Patente Europea
    Este tipo de patentes se regula a través del Convenido de la Patente Europea (CPE) y se otorga a través del órgano comunitario European Union Intellectual Property Office (EUIPO).
  • Patente PCT
    Las siglas PCT hacen referencia al Patent Cooperation Treaty, que es el convenio por el que se le ofrece protección internacional a las invenciones. Estas patentes se tramitan a través de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Por otro lado, se diferencian las patentes según la idea que se registra, o lo que es lo mismo, el producto o procedimiento inventado.

  • De producto
    Ofrece derecho exclusivo sobre un producto tangible, considerado como invención nueva y que se pueda aplicar a la industria.
  • De procedimiento
    Se refiere a procesos, procedimientos y mecanismos utilizados en la creación de un objeto físico o en aplicaciones industriales. En este caso, sí que existe la posibilidad de que un tercero copie o duplique el producto, pero no podrá hacerlo a través del mismo procedimiento que se ha patentado.

Por último, es importante conocer qué son los modelos de utilidad. Este concepto hace referencia a los derechos otorgados por una invención industrial de menor rango que una patente. Supone la mejora o modificación de un invento ya patentado, de tal forma que aumente la utilidad del producto. Sin embargo, los modelos de utilidad se ponen a disposición del público desde su solicitud, a diferencia de las patentes que lo hacen únicamente a partir de los veinte años que dura el derecho. Si quieres saber más sobre los modelos de utilidad y conocer las principales diferencias que posee con respecto a las patentes y marcas, puedes acceder haciendo *clic aquí*.

¿Cómo se registra una patente?

El procedimiento para registrar tu patente puede suponer una carga de trabajo. Por eso, en Eurékate te ayudamos en todo el proceso, desde que planteas la idea hasta que materializamos el invento.

¿Cuánto cuesta registrar mi patente?

Para el año 2021, las tasas actualizadas por la OEPM ascienden a 1198.49 € para el registro de patentes y 101.38 € en el caso de los modelos de utilidad. El proceso de registrar una patente es más costoso debido a que hay que solicitar el Informe sobre el Estado de la Técnica, cuyo coste es de 691.50 € y un examen sustantivo de 393.67 € de importe.

¿Dónde puedo registrar mi patente?

En Eurékate nos encargamos de materializar tus ideas, por lo que nos encargaremos de registrar el invento que desees. Este registro de patente se realiza en la OEPM, en caso de patentes nacionales.

¿Cómo es el proceso de registro y cuánto tarda?

El primer paso para registrar una patente o invento es realizar un estudio de patentabilidad, de tal forma que averigüemos si tu idea se puede patentar.

Una vez realizado el estudio de patentabilidad, y si es viable patentar el invento, nuestros ingenieros procederán a dar vida a tu idea. Para ello harán el diseño del producto que quieres patentar, las vistas a presentar y nos encargaremos de realizar la memoria sobre el producto, tramitaremos y pagaremos las tasas para el registro de patentes y presentaremos el producto para la concesión de la patente.

La concesión de una patente es un proceso largo desde que se presenta la solicitud hasta que finalmente se concede la patente. Por lo general, el proceso dura entre 24 y 36 meses, dependiendo de si existen objeciones en la concesión o no. Este largo periodo de tiempo se debe a que entre el depósito de la solicitud y su publicación discurre un plazo de 18 meses y habrá que añadir otros 18 que deben transcurrir desde que se publica el informe sobre el estado de la técnica en el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial (BOPI).

Sin embargo, los plazos dependerán del tipo de patente y de si existen o no oposiciones en la solicitud de registro de patentes, así como si se trata de un modelo de utilidad, donde el procedimiento es mucho menos tardado.

Herramientas que te pueden ayudar

Existe gran variedad de aplicaciones o plataformas en internet que te permiten buscar información sobre patentes.

Queremos destacar Patentscope, desarrollado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, es una base de datos que proporciona acceso a las solicitudes internacionales del Tratado de Cooperación sobre Patentes. Únicamente deberás introducir el nombre de la patente, algunas palabras clave, o el nombre del/los
solicitantes para buscar información al respecto.

Por otro lado, se encuentra Google Patent, el famoso buscador de Google, pero que indexa información sobre patentes e información relacionada.

Por último, la base de datos Espacenet, recoge más de 110 millones de documentos de patentes del mundo.