91 279 28 32 contacto@eurekate.es Lun - Jue 9 - 18 h / Vie 9 - 17:30 h / Sab Dom Atención telefónica
Líder en propiedad
INDUSTRIAL E INTELECTUAL
Número #1
EN PRECIO
Servicio integral
INTERNACIONAL
Consulta gratuita

Propiedad intelectual y los derechos de autor

Son muchas las personas que todavía tienen dudas sobre qué es la propiedad intelectual y los derechos de autor. Existen similitudes, pero también diferencias entre ambos conceptos.

Desde Eurekate queremos darte algunas explicaciones que pueden aclararte en qué consisten cada uno de ellos. Así como que aprendas a diferenciar entre los derechos de autor patrimoniales y morales.

Origen de la propiedad intelectual

El origen de la propiedad intelectual es muy antiguo. Ya, en la Grecia clásica existían leyes para conservar las copias de las obras. Pero, los derechos de autor como los conocemos tienen su origen en el renacimiento y con la invención de la imprenta.

Las creaciones que ampara la propiedad intelectual en España se caracterizan por ser singulares y propias de una persona en concreto. Por ejemplo: la pintura, la escultura, la literatura…

Los derechos de la propiedad intelectual nacen al expresar una idea en un soporte tangible. Al no ser las ideas objeto de protección es necesario plasmarlas en un elemento físico para que se originen los derechos de autor.

La propiedad intelectual de una obra literaria, artística o científica corresponde al autor por el solo hecho de su creación.

“El propósito del arte es quitar el polvo de la rutina de nuestras almas.” – Pablo Picasso

Derechos de autor patrimoniales y morales

Por una parte, los derechos morales de una obra son irrenunciables e inalienables (no se pueden vender). Por lo que, acompañaran a su autor a lo largo de su vida transmitiendo a sus herederos en caso de fallecimiento.

Por otra parte, los derechos patrimoniales de una obra se pueden ceder, prácticamente con total libertad. Teniendo el autor la capacidad de permitir o impedir su reproducción, distribución, comunicación pública o transformación. Así se garantiza tanto la autoría e integridad de la obra, como los beneficios de esta.

No es necesario su registro. Ahora bien, a fin de evitar toda duda sobre la autoría de la obra es conveniente solicitar su registro como prueba irrefutable. No están restringidos a ningún

ámbito geográfico. Duran toda la vida de la persona y 70 años después de su fallecimiento.

Podrán solicitar los derechos de autor los creadores de obras:

  • Literarias y dramáticas
  • Científicas
  • Artísticas
  • Cinematográficas y audiovisuales
  • Obras técnicas y cartográficas
  • Arquitectónicas
  • Composiciones musicales 
  • Programas de ordenador
  • Bases de datos
  • Páginas web y multimedia 
  • Coreografías, pantomimas

¿Aún tienes dudas sobre la propiedad intelectual y los derechos de autor? Entonces déjanos ayudarte. Ponte en contacto con nosotros y te ofreceremos toda la información que necesitas.

Leave a Reply